Banco de Lecturas

Las obras de conocimiento deben ser libres; no hay excusas para que no sea así, pues el conocimiento es un bien público que beneficia a la colectividad en general y permite el desarrollo igualitario, es una cuestión ética, de principios, y no sólo una batalla por la comodidad, la gratuidad o la legalidad.